La imagen del McLaren deslizándose cual ‘skater’ por una de las vallas de protección del Red Bull Ring fue inverosímil y la gota que colmó el vaso de la dinámica negativa en la que el equipo de Woking se encuentra metido. A la deficiencia técnica se añade un cúmulo de mala suerte como el accidente del domingo o la lluvia de este martes que ha impedido probar con normalidad las novedades que necesita verificar con urgencia. Murphy campa a sus anchas o a perro flaco todo son pulgas… la actual situación de McLaren se puede definir de diferentes maneras.En invierno, desde McLaren se advirtió que iba a ser un año duro, ¿tanto? Quizás las expectativas estén por debajo de lo esperado aunque dentro del equipo poco les importa ya el resultado y simplemente quieren que la factoría no deje de introducir novedades para seguir avanzando aunque el exterior no lo aprecie. Este año, Fernando Alonso y Jenson Button tienen más trabajo como ‘embajadores’ de McLaren que como pilotos en la pista.

Otro que no pasa por su mejor racha es Red Bull. Este es el primer año de la escudería austriaca que se perfila sin una victoria desde 2008. Los chicos de Milton Keynes nunca han experimentado una sensación de estancamiento en prácticamente la mitad del pelotón. Desde su nacimiento en 2005 experimentaron un crecimiento constante hasta que lograron su primera victoria (2009) y título mundial (2010). Cuatro años de éxitos para en 2014 dar un paso hacia atrás y ser el segundo equipo (tres victorias) y uno más grande en la presente temporada, donde aspira a ser la cuarta escudería. Está viviendo la resaca del éxito… a ver cuánto le dura y si sabe estar a las duras y las maduras en la Fórmula 1.