Aunque hoy en nuestra sección de casas de famosos no vamos a ver donde vive algún actor o actriz famosa, sino que vamos a echar un vistazo al interior de la tienda de las hermanas Olsen en Los Ángeles, la verdad es que se trata de una tienda decorada como si se tratara de una casa.

De hecho, cuando entras a The Row (que así se llama la marca de ropa de lujo femenina de Mary-Kate y Ashley Olsen) no tienes la sensación de estar en una tienda, sino en una vivienda con un marcado aire a los años 50 y 60 que bien podría haber habitado Don Draper en alguna de sus estancias en LA.

Esa era precisamente la intención de la diseñadora Courtney Applebaum, el arquitecto David Montalba y de las propias hermanas Olsen, que al entrar encontraras algo que no te esperas, al tiempo que el espacio definiera el estilo de vida refinado y un tanto ecléctico de lo que se considera una “mujer Row”.

Y desde luego que uno no se espera ir de compras y encontrarse con un pequeño paraíso organizado en torno a una piscina de agua azul brillante, con enormes ventanales de suelo a techo que hace que se confunda el límite entre el interior y el exterior y que la luz inunde todas las estancias.

Por si eso no fuera suficiente, la decoración cuenta con piezas de mobiliario exquisitamente seleccionadas entre los mejores anticuarios de la ciudad como JF Chen, Galerie Half, Blackman Cruz, y Thomas Hayes. Entre ellas una mesa de Jean Prouvé, una lámpara de Fortuny o un juego de sillas de Paul McCobb.

En total son más de 350 metros cuadrados de paredes blancas y expositores hechos a medida por artesanos locales, como las estanterías de acero cepillado y madera o los delicados percheros en los que se muestra ordenadamente la colección de ropa.

No sé a las chicas qué os parece la ropa de las hermanas Olsen, pero yo me compraría la tienda y me quedaría allí a vivir. Como consuelo, los muebles están a la venta, aunque a precios probablemente tan prohibitivos como la ropa.

Fuente: Decoesfera